• Camila Arbeláez

ESTRÉS, cómo aprender a manejarlo para NO caer en sus efectos negativos

Actualizado: may 14



Fatiga constante, defensas bajas, caída del pelo, acné, ansiedad y presión arterial alta,

son solo algunos de los efectos del estrés en el cuerpo. A mi me encanta hablar de este

tema porque veo con preocupación como muchas personas sufren de él y no son

conscientes de eso; por el contrario, suponen que es algo exclusivo de grandes

empresarios que tienen una agenda de 5 am a 11 pm. ¡Y resulta que no es así!


Hace muchísimos años el hombre reaccionaba ante una amenaza originada por la naturaleza mientras cazaba y su cuerpo se ponía en modo “huida”. Luego, al pasar el tiempo regresaba a su estado de calma natural. Ahora, nos vemos expuestos a reacciones de estrés por el futuro, las deudas, el tráfico, las relaciones, el tiempo, el trabajo, las redes sociales, el afán del día a día…. Todo esto nos hace pasar mucho tiempo con el sistema nervioso simpático activado y lo peor, ¡es que no para! El cuerpo NO vuelve a su estado normal; sino que por el contrario sigue liberando hormonas que hacen que se encuentre en alerta constante porque percibe todo lo anterior como un peligro.


Como les contaba, el estrés puede ser físico o emocional y se siente como una tensión

en el estómago o en el pecho, como una urgencia máxima, una preocupación frecuente, un estado de alerta, o como una angustia o nerviosismo.

El estrés nos permite reaccionar frente a situaciones de peligro; sin embargo si se vuelve constante y se convierte en un tema crónico, PUEDE SER MUY NEGATIVO y afectar nuestra salud





¿Sabías que cuando el cuerpo se encuentra en estado de alerta, se concentra sólo en “huir” por lo que el resto de sus funciones se paralizan, incluida la DIGESTIÓN?


¿Les ha pasado que cuando están muy nerviosos o estresados y comen, les duele el estómago, les cae un poquito pesado y sienten que no digieren bien la comida? ¡A mi también!

El estrés sin un buen manejo puede hacer que nuestro peso aumente, debido a que aumenta la producción de cortisol y cuando éste se activa, el cuerpo entra en modo “almacenamiento de grasa” para sobrevivir... ¡Imagínense si está sobreestimulado todo el tiempo!


Así mismo, éste puede llevarnos a una fatiga constante, a una inflamación crónica, a una baja inmunidad y tiende a hacer que busquemos consuelo en la comida. No precisamente en frutas y ensaladas!

Por eso es IMPORTANTE aprender a entenderlo y a manejarlo. Aquí te comparto algunos tips que te pueden servir:




Así mismo, incorporar alimentos ricos en MAGNESIO en nuestra alimentación es una manera excelente de ayudarle a nuestro cuerpo a regular los niveles de estrés.


¡Aquí les comparto algunas formas de incluirlo en nuestra alimentación!













625 vistas
Camila Arbeláez

MI MEJOR VERSIÓN

 ¿QUIERES SER HEALTH COACH

e inspirar a otros a ser su mejor versión?

ACEPTAMOS