• Camila Arbeláez

LECHES VEGETALES, ¿ Por qué y cómo hacerlas?

Actualizado: may 28



Seguramente has escuchado mucho acerca de evitar consumir leche de vaca, así que hoy quiero explicarte el por qué, para tomar decisiones consientes frente a tu alimentación. Recuerda que no se trata de exiliar para siempre algún tipo de alimento de tu vida, sino aprender a incluirlo de manera ocasional y con moderación.


La leche de vaca contiene colesterol y grasas perjudiciales para nuestra salud. Además el 80 % del total de sus proteínas es caseína, esto impide que podamos absorber el calcio presente en ella. "Esto ocurre porque al consumir proteínas animales, el pH de la sangre se vuelve ácido y el organismo, como reacción, saca parte del calcio que tenemos en los huesos para poder neutralizar esa acidez"


Un trabajo realizado por el doctor William Ellis, expresidente de la Academia Americana de Osteopatía Aplicada, demostró que las personas que toman entre 3 y 5 vasos de leche diarios presentan los niveles más bajos de calcio en la sangre. Lo que implica que el consumo en grandes cantidades de proteínas lácteas producen un exceso de acidez que el organismo intenta compensar mediante la liberación de minerales alcalinos.


"Datos de la facultad de Medicina de Harvard, indican que hasta el 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa (el azúcar presente en la leche). Esto ocurre porque entre los dos y cuatro años de edad, nuestro cuerpo empieza a perder el poder de la enzima lactasa, que es la responsable de digerir la lactosa. Al seguir consumiendo leche, la lactosa que no se digiere permanece en el intestino, donde es fermentada por las bacterias del colon, lo que nos causa gases, dolor e inclusive diarrea."


¡Sustituye la leche animal por estas 5 opciones de LECHES VEGETALES!




Las leches vegetales son una excelente opción para las personas que han decidido empezar a tener una vida saludable o que por complicaciones con su salud han tenido que hacerlo.

*Son perfectas para quienes evitan consumir lactosa y caseína

*Le aportan energía a nuestro cuerpo

*Son fuente natural de ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y otros nutrientes

*Están elaboradas a base de agua e ingredientes de origen vegetal, por lo que son fáciles de digerir y amigables con nuestro intestino

*Se pueden utilizar en muchísimas recetas


Actualmente existen muchas presentaciones comerciales, sin embargo, algunas están completamente alejadas de lo NATURAL, pues, al ver sus ingredientes podemos notar que contienen saborizantes, endulzantes artificiales, azúcar y muchas veces colorantes que no tienen beneficios para nuestro organismo.

Por eso hoy quiero mostrarte la manera NATURAL de hacerlas, ideas de recetas para utilizarlas y cuanto tiempo pueden durar en tu nevera.


LECHE DE ARROZ

Esta es la leche vegetal de mejor digestibilidad y más hipoalergénica, perfecta para personas intolerantes a la lactosa, la caseína, el gluten y aquellas alérgicas a los frutos secos.

Es la leche con mayor índice de carbohidratos, por lo tanto, la que más energía le aporta a nuestro cuerpo, por eso debemos saberla consumir.

Es una fuente de antioxidantes, sin embargo, resulta ser baja en proteínas.

Perfecta para: un te verde matcha, un frapuchino, un milo consciente, avena cocinada

¿Cómo hacer leche de arroz?

1. Lava 1 taza de arroz integral.

2. Escúrrelo, y llévalo a una olla con 1 1/2 litro de agua, 1 cda de aceite de coco u oliva y una pizca de sal.

3. Tápalo y déjalo cocinar hasta que esté blando (15 min)

4. Déjalo enfriar y procesa el agua con el arroz

5. Utiliza un colador de tela para separar la leche y aprieta hasta que salga la última gota.

6. Guárdala en la nevera en un recipiente de vidrio

Tiempo de duración: 5 días en la nevera

LECHE DE ALMENDRAS Y AVELLANAS

Las leches de almendras y avellanas son buena fuente de proteínas y minerales; también son ricas en potasio y vitamina D y vitamina E, un antioxidante que evita el envejecimiento prematuro. Es alta en calcio, por lo que es consumida por muchas personas con tendencia o enfermedades relacionadas a la descalsificación en los huesos.

Es muy baja en calorías por lo que resulta ideal si estamos en un plan para encontrar nuestro peso ideal.

Perfecta para: una leche dorada, un capuchino, batidos, postres, pancakes.


¿Cómo hacer leche de almendras o avellanas?

1. Coloca 1 taza de almendras crudas en agua y déjalas reposar durante toda la noche.

2. Al día siguiente, escúrrelas y procésalas en la licuadora con un litro de agua filtrada.

3. Utiliza un colador de tela para separar la leche y aprieta hasta que salga la última gota.

4. Guárdala en la nevera en un recipiente de vidrio

Tiempo de duración: 3-4 días en la nevera

TIP: Lleva el afrecho de las almendras al horno en una bandeja a muy baja temperatura. Así lograrás que se seque y obtendrás una harina perfecta para cupcakes o pancakes.


LECHE DE COCO

Al igual que las mencionadas anteriormente, esta leche vegetal tiene un sinfín de propiedades y beneficios para nuestro organismo. Mejora el sistema digestivo, fortalece el sistema inmunológico, gracias a sus propiedades antibacterianas y proporciona energía a través a la grasa natural.

Es rica en calcio, fósforo y magnesio y hierro.

Perfecta para: batidos, postres, cremas, helado de banano, un açai bowl, un pollo al curry o paletas.


¿Cómo hacer leche de coco?


1. Parte un coco y extrae la carne

2. Procesa en la licuadora con 3 tazas de agua filtrada

3. Utiliza un colador de tela para separar la leche y aprieta hasta que salga la última gota.

4. Guárdala en la nevera en un recipiente de vidrio

Tiempo de duración: 5 días en la nevera

TIP: Lleva el afrecho del coco al horno en una bandeja a muy baja temperatura. Así lograrás que se seque y obtendrás una harina perfecta para unas galletas


LECHE DE AVENA

La avena tiene un nivel de calorías inferior al de otros tipos de leche de origen vegetal, por lo cual funciona perfectamente para perder peso y brindarle al cuerpo una sensación de saciedad; además, gracias a su alto índice de fibra, mejora el proceso de digestión.

Perfecta para: batidos, smoothies, capuchino, galletas

¿Cómo hacer leche de avena?

1. Toma una taza de de avena en hojuelas

2. Lávala muy bien

3. Procesa en la licuadora con dos tazas de agua filtrada

4. Utiliza un colador de tela para separar la leche y aprieta hasta que salga la última gota.

5. Guárdala en la nevera en un recipiente de vidrio


Tiempo de duración: 4-5 días en la nevera


¿QUIERES PRACTICAR TU LECHE EN ALGUNA RECETA?

Por aquí te dejo esta delicia de paletas con leche de coco.


























Camila Arbeláez

MI MEJOR VERSIÓN

 ¿QUIERES SER HEALTH COACH

e inspirar a otros a ser su mejor versión?

ACEPTAMOS