• Camila Arbeláez

Tips que me ayudaron a MEJORAR MI DIGESTIÓN

Actualizado: sep 25


Por un largo tiempo sufrí de síndrome de intestino irritable (IBS). Me inflamaba y me sentía pesada después de cada comida. Pasaba uno, dos y hasta tres días sin ir al baño y me dolía la cabeza de forma ocasional. ¿Les cuento algo? Todo se llegó a convertir en algo normal con lo que aprendí a convivir y como es típico en ésta época, creí que la mejor manera de solucionarlo era con pastillas y medicamentos que lo único que hacían era disfrazar el dolor por un rato, sin detenerme a pensar en que lo estaba generando.


Se me olvidaba que el cuerpo es una máquina perfecta y que tiene la capacidad de sanarse a si mismo. Que las verdaderas soluciones no se encuentran en la farmacia de la esquina y que en la mayoría de los casos, son mucho más sencillas de lo que pensamos. Que nuestra alimentación y nuestros hábitos son el mejor doctor y que debemos indagar las verdaderas causas de nuestras enfermedades adentro de nosotros mismos.


El estreñimiento, la diarrea, la inflamación, la gastritis, la acidez, el reflujo, los dolores de cabeza, la fatiga y cansancio severo NO son síntomas NORMALES con los que deberíamos acostumbrarnos a vivir.

Por el contrario, son pruebas de que nuestra digestión no está funcionando como debería y que debemos tomar acciones para mejorarla.

Sabías que el 90% de la absorción de los NUTRIENTES se da en nuestro intestino y que el 70% de las células de nuestro sistema inmune viven en él?

Sabías que es nuestro segundo CEREBRO y el encargado de nutrir cada célula?

Nuestra salud, peso, estado de ánimo y bienestar dependen de los nutrientes que absorbemos, estos dependen de nuestra DIGESTIÓN y ésta de lo que COMEMOS y nuestro estilo de vida.


Por eso quiero compartir con ustedes algunos TIPS que me ayudaron a mejorar la mía:


1. Come despacio, mastica cada bocado. Esto lo has escuchado muchas veces pero es importante practicarlo. Al masticar, pones a trabajar enzimas que facilitan una mejor digestión de los alimentos.

2. Hidrátate, ¡toma mucha agua! Ojalá todos los días en ayunas 1 vaso de 16 onzas para encender el sistema digestivo, hidratarlo y prevenir el estreñimiento.  Algo tan sencillo puede hacer una gran diferencia. (Este es un hábito que me acompaña esté donde esté y ha cambiado mi vida). No sé si sabías pero el dolor de cabeza es un síntoma de deshidratación. ¡Si! Por eso cuando te duela, pregúntate cuántos vasos de agua has tomado.

3. Probióticos y prebióticos, por lo general cuando tenemos estos síntomas es porque hay una disbiosis en nuestro intestino, es decir; que hay un desequilibrio entre las bacterias buenas y malas de nuestra microbiota.

Los probióticos favorecen la salud intestinal devolviendo el equilibrio; pues contienen cepas de bacterias buenas que son los guardianes de tu intestino, permiten que funcione de manera óptima para que se de una correcta absorción de nutrientes y estés sano y fuerte.

A mi personalmente me gusta incluirlos en mi alimentación (vinagre de manzana, kombucha, fermentados, yogur) y también tomarlos en pastillas.

"Los prebióticos son fibras vegetales especializadas que actúan como fertilizantes y estimulan el crecimiento de esas bacterias buenas". Se encuentran por ejemplo en el ajo, la cebolla, los espárragos y la avena.

4. Come alimentos ricos en magnesio como la quinua, el aguacate, el chocolate negro, las lentejas, la espinaca y las semillas de calabaza y girasol. Yo me suplemento con magnesio todos los días. Es otra de las cosas que me cambió la vida y me ayudó a dejar de sufrir de estreñimiento. Revisa tus niveles y consúltalo con tu médico, es muy importante que entendamos que la bioindivudalidad prima sobre todo.

5. Prefiere alimentos naturales ricos en fibra. No procesados, que vengan directamente de la tierra. Muchas verduras, granos y frutas. La fibra favorece el tránsito intestinal. 

6. Cuídate del estrés pues todo lo somatizas en tu sistema digestivo. A mi me pasó y empecé a sufrir muchísimo del colón. Dale atención a eso que te está intranquilizando e incorpora prácticas como yoga, meditación, oración, una hora de lectura y rituales que te ayuden a manejarlo.

No se si sabías pero el cuerpo cuando se encuentra en modo de "supervivencia" o bajo una situación de estrés, detiene todo el resto de sus funciones (incluída la digestión), para poder darle toda la energía a "huir" y sobrevivir.

7. Evita alimentos que son detonantes para tu cuerpo. Aquí también aplica la biondividualidad. Trata de identificar lo que te cae mal o pesado para no incluirlo en tus comidas. La inflamación crónica es el nido de la mayoría, (por no decir de todas) las enfermedades. 

8. Incursiona en aguas, jugos, batidos a base de vegetales e infusiones para apoyar el sistema digestivo y ayudarlo a desintoxicar. Aquí funcionan muy bien el agua tibia con limón, el jugo de apio para estimular la producción de ácido gástrico y los batidos verdes.

9. Evita los edulcorantes artificiales, el azúcar y los alimentos procesados. Favorecen la reproducción de bacterias malas en el intestino, mientras afectan las buenas.


Espero que te sirvan mucho y que recuerdes la importancia de tenerte paciencia y amor en el proceso. Si te gusta que hablemos de estos temas, házmelo saber poniéndole un corazón a este #blogpost .





2,666 vistas
Camila Arbeláez

MI MEJOR VERSIÓN

 ¿QUIERES SER HEALTH COACH

e inspirar a otros a ser su mejor versión?

ACEPTAMOS